Recent Comments

    Ciudades imprescindibles para este 2017

    Los destinos de vacaciones en verano poco o nada tienen que ver con los destinos que uno empieza a barajar a partir de septiembre. Los que tendemos a reservarnos el grueso de días libres fuera de la temporada alta siempre apuntamos a lugares que no solo se basan en el clásico sol y playa, nos gustan las ciudades, especialmente las grandes capitales con una buena oferta cultural, y la montaña, ideal para los meses en los que los rigores del calor ya no son tan excesivos y se puede disfrutar a gusto del deporte al aire libre.

     

    Es a partir de que se cierra el telón de agosto cuando viramos las miras hacia puntos geográficos como Madrid, Sevilla o Barcelona. Sí, vuelven a ponerse de moda las grandes ciudades y sus excelentes atractivos. Los que no viajamos en verano es cierto que luego troceamos más nuestras vacaciones y solemos apostar por fines de semana largos o semanas de 7 a 10 días en zonas donde tejer planes diferentes: mar, montaña y ciudad. Esas tres claves combinadas de mil formas. Siempre funciona.

     

    Una ciudad con sentimiento

    Sevilla, por ejemplo, es una ciudad a la que no deberías dejar de ir este 2017 pero que evidentemente descartamos cada verano. Las temperaturas extremas que marcan los termómetros de la capital hispalense obligan a ello: nadie en su sano juicio se organiza 15 días en pleno mes de agosto a Sevilla por puro amor al arte pudiendo hacerlo en septiembre, cuando las tardes empiezan a refrescar y se está como nunca en sus terrazas y plazas.

     

    Jardines árabes, museos, monumentos que nos asaltan a cada paso, callejuelas en las que se abren puertas que nos conducen directamente al corazón de pequeños tablaos, plazas abarrotadas de locales que hablan y ríen en grupo saboreando una cañita fresca con su tapa de salmorejo o jamón… Sevilla es una promesa cumplida de buen vivir, de gastronomía y vida nocturna. Su gente, llena de energía y buen humor, te llevará de la mano a encontrar esa conexión indispensable con esta capital llena de color y alegría.

     

    La gran capital mediterránea

    Barcelona es otro estilo. Su carácter cosmopolita la hace menos campechana y más sofisticada en algunos aspectos. Sin embargo, saliendo del centro y buscando refugio en los barrios de moda encontrarás un mundo de culturas en el que sumergirte y descubrir la verdadera Barcelona: la que brinda acogida a inmigrantes de todas las nacionalidades, la que apoya las nuevas ideas y apuesta por destacar con diseños que se salen de lo habitual, la que busca diferenciarse con propuestas muy distintas, más europeas, más internacionales sin abandonar la esencia local.

     

    Museos, teatros, plazas y terrazas, las tiendas vintage, el vermú de los mercados, las tapas y las zonas de marcha con salas tan emblemáticas que ellas por sí mismas ya atraen a buena parte del turismo que tiene la ciudad. Barcelona es un conglomerado de actividades tal que es imposible no encontrar algo entretenido con lo que divertirse y hacer que cada día de las vacaciones sea completamente diferente al anterior. Raval, Poble Sec, Eixample, Montjuic… Cada barrio, cada distrito ofrece una historia que merece la pena.

     

    Moverse por Sevilla o Barcelona es muy sencillo y económico si optas por transporte público. Si decides descubrir sus alrededores y salir de la ciudad, te recomendamos alquilar un coche, de lo contrario, puedes disfrutar mejor moviéndote en metro, bus o taxi. Respecto al tema del alojamiento, los hoteles más interesantes son los que se mueven entre las 3 y 4 estrellas y están situados cerca del centro de la ciudad histórica. Los hoteles boutique de firmas como Vincci o Petit Palace son algunos de los más valorados junto con los de la cadena Catalonia, destacando, por ejemplo en Barcelona, el Petit Palace Barcelona y, en Sevilla, el Petit Palace Santa Cruz, en el mismo barrio de Santa Cruz, junto a la Catedral. Para consultar precios y ofertas, lo mejor es acudir a sus webs oficiales.

    Comments are closed.